Biblioteca de medicina tradiocional mexicana
BDMTM // MTPIM // tarahumara // Demandas de atención // reumas  

Medicina La Medicina Tradicional de los Pueblos Indígenas de México //

[ La población ] [ Los recursos humanos ]  [ Las demandas de atención ]  [ Descripción de demandas ]

TARAHUMARAS (RARAMURIS).

Descripción de demandas


Reumas o riuma

Los reumas, —o "riuma", como también se llama—, representan una causa de demanda de atención común de la población del grupo indígena tarahumara, atendida por lo general por curanderas y curanderos-sobadores. La "mucha demanda es debida a que es muy húmedo aquí, declaran los informantes, indicando de esta manera la causa más relevante del padecimiento: la humedad y el clima riguroso de las áreas tarahumaras. "Por andar en lo mojado, por dormir en el piso frío, destapado, sin tendido y sin cobijas; o cuando le llueve a uno, cuando el tiempo es muy frío y con nevadas o por dejarse la ropa húmeda", son algunas de las razones por las cuales un sujeto puede enfermar de reuma.

Por lo general, los reumas es una afección crónica, que surge después de reiteradas exposiciones a las causas que la generan. Los síntomas se instalan en forma paulatina; al cabo de cierto tiempo el enfermo comienza a sufrir fuertes "dolores en los huesos, y están calientes los huesos, se va el dolor por los huesos y las coyunturas; es un dolor muy fuerte que no deja caminar; a veces sale calor por las manos y los pies". En ocasiones, el dolor se concentra en las "coyunturas", esto es, en las articulaciones. Todas las zonas afectadas por los reumas se inflaman. Los terapeutas concuerdan en afirmar que el dolor es más intenso durante la noche.

La afección se diagnostica mediante un interrogatorio para poder conocer los síntomas que presenta el enfermo y detectar el origen de la dolencia. La revisión del paciente es la última forma de diagnóstico; en palabras de los informantes, "la persona mueve donde tiene el dolor: si truena, tiene reuma y está inflamada".

Se trata de una enfermedad de calidad fría, motivo por el cual todos los elementos empleados en los distintos procedimientos para tratarla —sean éstos sobadas o frotaciones, baños o cataplasmas, así como las diferentes decocciones que el paciente debe ingerir—, son de calidad caliente. Los recursos terapéuticos pueden ser de origen animal o vegetal. La sobada con pomadas es el tipo de terapia más utilizado. Por lo general, los mismos terapeutas, preparan estos ungüentos, que pueden llegar a ser complejas mezclas de plantas medicinales en una base grasa, como la receta que se describe a continuación: se emplean árnica, pimienta, ocote, trementina, ruda, romero, chile, albahaca, alcanfor, aceite de víbora y vaselina; se derrite un kilo de vaselina a la que se agregan todos los ingredientes, excepto el alcanfor y la albahaca, y se deja hervir un cierto tiempo hasta que se forme espuma; enseguida se cuela sobre un bote de plástico, a través de un trapo o cedazo, el que cual se exprime una vez concluida toda la operación. Una vez que todo el preparado está en el recipiente, se le agregan el alcanfor y la albahaca. se deja reposar un día "y va a quedar pastosa la pomada". A veces se soba sólo con grasa de coyote, una grasa considerada muy caliente. Para prepararla, se "mata el coyote, se le quita el cuero y se recoge la grasa, que se fríe en un sartén; sólo se recoge el unto, la manteca, que se guarda en un frasco, y de ahí se agarra para sobar una sola vez al día, por la noche, durante tres días seguidos. Se amarra un trapo y con esto da calor y se quita el dolor". En otras preparaciones se utiliza alguna crema de venta en las tiendas, mezclada con cebolla y ajos molidos; o raíz en polvo de matarique amalgamada "con manteca de chivo o de marrano" o simplemente el polvo mezclado con aceite.

La aplicación de cataplasmas sobre las regiones doloridas, es otro de los procedimientos terapéuticos utilizados para quitar el dolor y la inflamación provocados por los reumas. Para ello, "se embarra miel de enjambre en una hoja de col y se pone en las coyunturas; después se envuelve con un trapo, y al otro día amanece deshinchado". Con los mismos fines se emplea el emplasto, que se hace con "el camote de escorzonera, machacado y colocado en plasta en la rodilla; se envuelve y se deja que se seque; al día siguiente se quita y amanece mejor".

Generalmente, los tratamientos comprenden el empleo de más de una práctica curativa. Es así como la gran mayoría de las terapias incluyen la recomendación de ingerir alguna decocción, como la que se hace con raíz de matarique, "laque no hay que hervir mucho; primero se hierve el agua y después se echa la raíz", indican los informantes. También se puede preparar con hierba mula.

Los baños completos o los lavados de las zonas afectadas, es otra de las maneras de combatir el padecimiento. Nuevamente la raíz de matarique es el vegetal más empleado; en este caso se puede utilizar la planta completa. Los informantes recomiendan no mojarse durante el tratamiento y por algunos días después de haberlo concluido.

Las complicaciones de los reumas se manifiestan preferentemente en el sistema musculoesquelético, tanto que "si no se cura a tiempo, la persona se puede tullir y no se puede mover". A manera de prevención, los terapeutas tradicionales recomiendan evitar en lo posible el contacto con ambientes fríos y húmedos; así, recomiendan "no tener enfriamientos, no quedarse en el suelo sin tendido, y evitar los lugares húmedos". Se aconseja prestar especial atención a las anginas, consideradas por los informantes como una enfermedad que propicia la aparición de reumas. Acerca de la epidemiología del padecimiento, los médicos tradicionales tarahumaras señalan que "se enferma más la gente grande y los viejitos, y más cuando hace frío y en las aguas".