Biblioteca de medicina tradiocional mexicana
BDMTM // MTPIM // tzeltal // población  

Medicina La Medicina Tradicional de los Pueblos Indígenas de México //

[ La población ] [ Los recursos humanos ]  [ Las demandas de atención ]  [ Descripción de demandas ]

TZELTALES (WINIKATEL).

La población

Los tzeltales se llaman a sí mismos winik atel, que significa "hombres trabajadores". Su lengua -a la que denominan batsilk'op o "lengua verdadera"- pertenece al grupo Maya-Totonaco, familia Mayanse y está íntimamente emparentada con el tzotzil. El tzeltal se caracteriza por ser una de las lenguas indígenas más ricas en su vocabulario; no posee variantes dialectales de importancia, por lo que resulta fácil la comunicación entre los miembros de las diferentes zonas.

De acuerdo con el XI Censo general de población y vivienda, en el estado de Chiapas habitan 258 153 hablantes de tzeltal mayores de cinco años, mientras que a nivel nacional se registraron 261 084. Si a esta cantidad se suman los 60 255 menores de cinco años que viven en hogares cuyo jefe habla tzeltal, el total de los miembros de este grupo étnico es de 321 339.

Los tzeltales se localizan en una extensa zona del estado de Chiapas; la mayor parte de ellos habita en la región conocida como los Altos, y un número menor se asienta en el norte de la entidad. Los municipios tzeltales con mayor superficie son los de Ocosingo, Chilón y Altamirano, y los que presentan una mayor densidad de población son Tenejapa y Oxchuc.

La región de los Altos de Chiapas se encuentra en la cadena montañosa central, que se eleva hacia el sudeste desde el valle del río Grijalva. Esta zona constituye un macizo montañoso con numerosas cumbres, barrancas y cañadas, y tiene una altura promedio cercana a los 2 000 msnm. La mayoría de los terrenos están formados por laderas, por lo que son poco propicios para la agricultura y la ganadería; además, sufren un severo proceso de erosión. Los ríos de la región son pocos y de escaso caudal; entre ellos sobresale el Amarillo y el Yaxamal.

El clima de los Altos de Chiapas se distingue en dos épocas: la de secas, que inicia en noviembre y concluye en mayo, y la de lluvias, que comienza en los últimos días de mayo o en los primeros de junio y termina en octubre. La temperatura media anual es de 20º C en las tierras templadas, comprendidas entre los 800 y 1 550 msnm. Las tierras frías, ubicadas a poco más de 1 500 msnm, tienen una temperatura media anual que oscila entre 12 y 15º C. La mayor parte del territorio goza de un clima templado húmedo.

La vegetación está formada por diversas especies de confieras que, en los municipios de Huixtán y Chanal, representan bosques con posibilidades de explotación maderera. La fauna ha sufrido graves daños, aunque aún se pueden encontrar conejos, tuzas, ardillas, mapaches, zorrillos, culebras, tlacuaches, venados y pájaros de hermosos colores.

La zona norte, de terrenos más bajos y planos, tiene un clima que va de templado a caluroso; las lluvias son abundantes y hay ríos de cierta importancia. Buena parte de los terrenos son fértiles y en algunas partes la vegetación es exuberante, con bosques de maderas preciosas. Asimismo, la fauna es rica en especies.

La principal actividad económica es la agricultura. La producción en los Altos es raquítica e insuficiente para satisfacer las necesidades familiares, debido a que las tierras se encuentran sumamente fraccionadas y su explotación ha aumentado por el crecimiento poblacional; a lo anterior se suma la mala calidad de las tierras cuyos terrenos son escarpados, deslavados y erosionados. El maíz es el principal cultivo y absorbe el trabajo de casi todo el año; se cultiva mediante las técnicas de roza, tumba y quema, con el auxilio de azadón, arado de palo, machete y el hacha. Debido a que la cosecha no cubre las mínimas necesidades alimentarías de la familia, los tzeltales se ven obligados a buscar trabajo como asalariados en el Soconusco, o a emigrar en forma definitiva, principalmente a la selva lacandona. En la parte baja, de mejores condiciones productivas, se cultiva fundamentalmente café y cacahuate.

Es poca la importancia de la ganadería, ya que el ganado mayor es prácticamente inexistente en la parte alta y en la baja los pastizales son controlados por los mestizos.

Las difíciles condiciones de vida de esta etnia se ven reflejadas en las estadísticas. Según el INEGI, en Chiapas existen 189 289 tzeltales mayores de 12 años, siendo su condición de actividad la siguiente: los individuos económicamente inactivos suman 102 987; los activos ascienden a 84 267, de los cuales 82 898 están ocupados y 1 369, desocupados; la condición de 2 035 no se especifica.

Las viviendas presentan diferencias de una comunidad a otra, aunque en su mayoría mantienen las mismas características. La casa tradicional tzeltal tiene paredes de bajareque, piso de tierra apisonada y techo alto de cuatro aguas de palma, zacate o teja, que termina en un remate abierto que permite la salida del humo del fogón. Generalmente son rectangulares, de un solo cuarto con una puerta al frente y ventanas pequeñas. En las cabeceras municipales y comunidades de fácil acceso, se ha extendido la utilización de ladrillos y tejas para la elaboración de paredes y techos, y de cemento para los pisos. El mobiliario consiste en bancos de madera, vasijas de barro, metate, trastos de peltre, camas de tabla o petates. Algunas casas cuentan con corrales para los animales y baño de temazcal o push.

Los servicios de agua potable, luz eléctrica y drenaje se concentran en las ciudades de los mestizos. La energía eléctrica sólo llega a las cabeceras municipales indígenas y a los parajes de fácil acceso. En la mayoría de las localidades tzeltales existe una grave carencia de servicios de drenaje y agua potable. Asimismo, los sistemas de conducción y descarga de aguas residuales carecen de las instalaciones indispensables para su adecuado procesamiento, lo que provoca la contaminación de mantos acuíferos. La población que vive dispersa en caseríos rurales, se abastece con agua de pozos y sufre la carencia de los servicios básicos.

La instrucción escolar se imparte en las escuelas primarias, localizadas en los municipios; las cabeceras municipales cuentan por lo menos con telesecundaria. El rezago educativo es enorme, pues 31% de los tzeltales no tienen ningún tipo de instrucción y solamente el 4% cuenta con más de seis años de estudio. El índice de analfabetismo supera el 50% de los mayores de 15 años; esta situación se asocia tanto a la existencia de escuelas unitarias en donde un maestro atiende a todos los grados, como a las escuelas incompletas en donde sólo se imparten los primeros grados de educación básica.

En el campo de la salud el panorama también es crítico, siendo las enfermedades posibles de prevenir las que más estragos causan a la población. Los principales problemas se deben a enfermedades infectocontagiosas, gastrointestinales, desnutrición y anemia, además de registrarse una alta incidencia de tracoma, tifo y tuberculosis. Los servicios de asistencia médica, proporcionados por el Instituto Nacional Indigenista en sus centros coordinadores de San Cristóbal y Ocosingo, así como por el Programa IMSS-Solidaridad y la Secretaría de Salud, no han sido suficientes para modificar las graves condiciones de salud de la población tzeltal.

En un esfuerzo por mejorar estas condiciones, algunos médicos tradicionales tzeltales se han agrupado en dos organizaciones. Una de ellas, la Organización de Médicos Indígenas del Estado de Chiapas (OMIECH), reúne a curanderos tzeltales y tzotzil de los municipios de Chamula, Chenalhó, Larraínzar, Tenejapa, Oxchuc, Huixtán, Simojovel y Las Margaritas. Además de ser de las más numerosas, es pionera de este tipo de organizaciones, pues fue fundada en 1986 con 750 asociados. El objetivo de la OMIECH es buscar el fortalecimiento, preservación y difusión de los conocimientos que poseen los médicos indígenas de Chiapas, así como el desarrollo de las medidas necesarias para mejorar las condiciones de salud de las comunidades indígenas chiapanecas.

La otra agrupación se denomina Organización de Terapeutas Indígenas Tzeltales, A.C. (ODETIT), fue formada en 1991, y tiene su sede en Ocosingo. Cuenta con más de 63 asociados procedentes de 18 localidades de los municipios de Altamirano, Ocosingo y Oxchuc; su principal objetivo es fortalecer la medicina tradicional, por medio de pláticas, reuniones y encuentros de médicos tradicionales. Asimismo, la Organización ha participado en la detección y control del tracoma en el albergue escolar de Cha'aonil, y trabaja en el proyecto de investigación sobre legislación de la medicina tradicional.